Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información

Aceptar
Volver

Importancia del aislamiento térmico en el ahorro energético

08-06-2020
Importancia del aislamiento térmico en el ahorro energético

Importancia del aislamiento térmico en el ahorro energético

Ya sea en invierno o verano, el gasto energético usado para climatizar la vivienda puede suponer un 40% del consumo energético. Existen diferentes formas de reducir dicho consumo energético, como pueden ser los aparatos eficientes. Sin embargo, algo que puede permitir un gran ahorro energético (y por tanto económico) es un buen aislamiento térmico en la vivienda.

El aislamiento térmico tiene un importante potencial en la mejora de la eficiencia energética y el ahorro de energía en una vivienda. Gracias a diferentes sistemas constructivos se puede ahorrar hasta un 60% de energía. Sin embargo, no es su único beneficio, puesto que, al reducir el consumo, también permite reducir la contaminación.

Ahorro de energía mediante un buen aislamiento

Un buen aislamiento térmico se traduce en una disminución de las necesidades energéticas de la vivienda. Cuanto menos consumamos, más ahorraremos en la factura.

Es fundamental que una vivienda esté bien aislada térmicamente, logrando que los elementos que estén en contacto con el exterior (muros exteriores, cubiertas, suelos, tabiques y huecos) aumenten su resistencia al paso del calor. Un buen aislamiento térmico permitirá mantener la temperatura interior lo más estable posible, impidiendo la salida del calor en invierno y del frío en verano.

La mejor forma de mejorar térmicamente la envolvente de un edificio es mejorar el aislamiento térmico de la fachada. Sin embargo, también es básico aislar de forma adecuada techos y suelos, así como elegir ventanas y puertas con un nivel adecuado aislamiento térmico, evitando los puentes térmicos.

Los tipos de aislantes térmicos más usados son paneles de lana mineral o fibras de celulosa, espuma de poliuretano, planchas de poliestireno expandido o extruido, vidrio celular, perlita expandida, aglomerado de corcho, entre otros.

El aislamiento es el único material de la obra que se amortiza gracias al ahorro económico que proporciona.

El mejor aislante térmico

Si bien no existen estudios que hayan determinado cuál es el mejor aislante térmico, lo cierto es que existen ciertas afirmaciones que sí son totalmente ciertas:

  • Según la valoración de eficiencia técnica: los mejor serán los materiales orgánicos y la lana de roca
  • Según la valoración de eficiencia energética: lo mejor será el aglomerado de corcho y las fibras de celulosa, tanto por consumo como por contaminación.

Leyes que regulan el ahorro energético en edificios

En España se deben cumplir tanto la Directiva de Eficiencia Energética como el Real Decreto que mejora el reglamento de instalaciones térmicas. Dicho reglamento indica qué acciones se deben tomar para lograr que exista un mejor rendimiento energético de los equipos climatización o que se mejore el aislamiento en equipos y conductos de fluidos térmicos.

Además, el RITE indica cómo incorporar subsistemas que mejoren la recuperación de energía y el aprovechamiento de la energía de residuo, así como la desaparición de equipos poco eficientes de manera gradual y el uso menor de combustibles contaminantes.

En relación a esto, desde hace años es obligatorio que las viviendas que vayan a alquilarse o venderse deben poseer un Certificado de Eficiencia Energética, que informe del consumo anual que se realiza en la vivienda. Dentro de las cosas que aparecen en dicho certificado destaca el aislamiento térmico.